LA GABARDINA

Dos cortes: recto o ajustado. Y para realzarlas: una tela de hilo grueso para una sensación más rígida, lo que hace que la gabardina tenga algo disciplinar. Estructurada. Para ofrecer un estilo sobrio y sofisticado. Como un guiño al abrigo de oficial que fue. Pero cuando el tejido es de hilo más fino, otorga a la prenda una sensación más flexible y la gabardina parece cobrar vida. Fluida. Para acentuar la elegancia de cada movimiento. ¿Quién es el hombre de gabardina Sandro? Que cada cual se haga con la suya. Y se apropie de los códigos de una elegancia unisex, escultural y desenfadada de una gabardina de algodón. Libre.

Las modas pasan pero la gabardina siempre se lleva. Elegante y soberbia. Se reinterpreta al ritmo de las inspiraciones de la Maison Sandro. Cuello alzado, cierre cruzado y manos en sus bolsillos de raglán, desafía a París, al viento, a cualquiera que se le presente... Originariamente creada por el ejército británico e inmortalizada por los iconos musicales de la new wave como Ian Curtis de Joy Division, la gabardina se lleva a lo Coltrane, Jazz o Magnetic. Y hace del hombre el emblema de una elegancia atemporal.

Arriba Up arrow